Motorclan


PUBLICIDAD

Los frenos acaban con el sueño americano de Ander Vilariño

Escrito por el 20/02/2013 en Nascar

UNOH Battle At The Beach - Day 2

La gran noche llegó. El día que tanto tiempo llevaba esperando Ander Vilariño se acercaba a su fin. El pequeño circuito con una parte de pista del mítico Daytona era el escenario.  Empezaba la carrera de clasificación, y un recital de adelantamientos por parte del piloto vasco hicieron vibrar a los comentaristas. Finalmente el resultado de esa carrera tan parecida a los Duels de la Sprint Cup obligaban a Ander a partir desde el puesto 16 para la gran final, la UNOH NASCAR K&N Pro Series Battle at the Beach 2013. Pero la suerte no quiso acompañar a nuestro protagonista.

La carrera empezaba 1 hora más tarde de lo previsto debido a la tan accidentada carrera de Whelen Modified. Al piloto español le tocaba ver la primera bandera verde lado a lado con el niño prodigio Kyle Larson, y en el sorteo se definió que iba a ser por el carril exterior. Todo empezaba bien, llegaba Vilariño a la decimotercera posición sin mayores problemas. Hasta que pasadas las 50 vueltas todo se fue al traste. El coche número 92 tenía que retirarse a los garajes.

nascar

Los frenos dejaban al hombre nacido en Donostia sin opción de demostrar su talento de la forma que estaba prevista. ¡Malditos frenos! Los pocos locos que se atrevieron a trasnochar para ver si nuestro compatriota cumplía con su sueño estábamos disfrutando con la pausada y inteligente remontada que estaba protagonizando. Pero esos malditos frenos nos borraron la sonrisa de la cara obligándonos a tener que ver como se hundía el apellido “Vilarino” en la tabla de tiempos.

Ander pudo regresar, pero solo para vivir de primera mano la intensa lucha que se estaba preparando por la victoria, pues acumulaba ya una barbaridad de vueltas perdidas con el líder. Por delante Cameron Hayley se encontraba con un inesperado triunfo. El canadiense veía como el joven Gray Gaulding hacía un “Larson” al dominador de la carrera, Greg Pursley. Y en la última curva, a Gaulding le patinaba el coche, abriendo un hueco que el canadiense no pudo desperdiciar.

nascar

Nacido en Calgary, Cameron Hayley era quien se llevaba la primera edición de la carrera estelar de la NASCAR Battle at the beach. Un canadiense ganando una carrera que a pesar de ser muy internacional, todos los aficionados esperaban que venciera un estadounidense. Gaulding sin creerse lo que había dejado escapar cruzaba finalmente segundo, seguido por el mexicano Bryan Ortiz, quien se impuso en una muy intensa batalla por el tercer escalón del podio.

Ander Vilariño solo podía terminar en el puesto 23, tras completar 57 vueltas menos que el vencedor. La suerte falló, pero debemos esperar que algún cazatalentos se haya fijado en las manos del vasco en un circuito que no es para nada como los de su especialidad. Ahora tocará centrarse en la próxima temporada de la Euro-Racecar NASCAR Touring Series, en la que no dudamos que va a darlo todo por defender su campeonato y ganarse un segundo inicio de año de ensueño por Estados Unidos.


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook