Motorclan


PUBLICIDAD

V8 Supercars Winton 2012: Asesino Whincup

Escrito por el 18/11/2012 en V8 Supercars

Winton, alrededor de las 5 de la tarde. Un león rojo, astuto y poderoso hace acto de aparición por línea de meta. Y enseñando los dientes, las garras. El corazón. Un corazón que a lo largo del año, se ha demostrado que es la clave para el éxito. Un corazón dictador de leyes dentro de su cuerpo. Un corazón que sólo grita cada vez que palpita: ganar.

El viaje no fue sencillo. El león rojo, pese a llevar delantera, tuvo incidentes que le relegaron a posiciones traseras. Un error al salir del pit-stop. Eso podía destrozarle la carrera. Los V8 Supercars tienen la norma de no poder tener los neumáticos en movimiento en el aire durante las paradas en boxes. Se tiene que acelerar una vez se toca el suelo del pit-lane. Y ahí Whincup ha fallado. Pero ha sido el único de toda la jornada. Eso pasaba en la vuelta 25. Faltaban 42 para el final. Sanciónado y a la posición 22.
En ese momento, se le pasó por la cabeza todo el trabajo conseguido en el día de ayer, tras una carrera soberbia. En ella, el #1 del TeamVodafone había conseguido una victoria que ya le hacía agarrar la mitad del pastel. Los únicos apuros que pasó, el momento de adelantar a los que, por diferente estrategia (empezar con blandos), se habían situado al frente. Buen intento que los que montaron neumáticos blandos al final, pudieron apaciguar con ganchos a la altura del mentón. Adelantamientos al límite, y los merecidos puntos.

Pero el guión se veía que no era como el sábado. Tras el drive-through, Jamie Whincup afiló cuchillo, cargó sus garras de poderosa superioridad y, uno tras otro, iba abriendo en canal a sus rivales. Algunos, como Shane Van Gisbergen, estaban débiles y sus jefes de equipo les ordenaban bajar el ritmo. Quedaba poca gasolina en los depósitos y Whincup lo sabía. Achuchar y achuchar. A su vez, Whincup contaba con un aliado. Otro león rojo, con el #888 tatuado a fuego. Craig Lowndes controlaba a Mark Winterbottom y se llevaba la victoria, en medio de una pérdida de sangre del #5 de FPR.

La vida del título de Winterbottom llegaba a su fin. Whincup se la arrebataba y de ella nacía el 4rto título. Y esto, en medio del fragor de la batalla. Derrotado, Winterbottom subía al podio. Un podio que ejemplificaba quien ha sido el rey este año. Holden le ha pasado la mano por la cara a Ford. Aunque Frosty lo intentara, junto a su compañero Davison, se vio como los leones rojos nunca atacan solos.

Un 4rto título manchado de sangre de los rivales. Un 4rto título que posee grandes rasgos de una historia épica. Debilidad, mejora y, por último, una superioridad que ha dolido mucho en el corazón de la marca del óvalo azul. Y es que este es el último año antes que entren 2 bestias más al corral. Un corral con sabor internacional. Whincup ya busca nueva víctima. ¿O será él el objetivo principal?

Fotos| V8Supercars Página Oficial



PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook