Motorclan


PUBLICIDAD

V8 Supercars: Cocktail bicolor a los 50

Escrito por el 06/10/2012 en V8 Supercars

Una clasificación a una sola vuelta puede ser muy tensa, y más en las condiciones que nos presenta Bathurst. Un trazado viejo, ruin y sorpresivo en el que si no vas con cuidado, la cuneta puede ser el lugar de residencia de tu dignidad, reputación y sin ir más lejos, de tu vehículo. El único consuelo en caso de accidente: la décima posición en parrilla asegurada.

Si a esa tensión le juntamos la tremenda igualdad demostrada por los V8 Supercars a lo largo de todo el año y una más que probable lluvia acercándose a la montaña mágica de Australia, el cocktail puede ser absolutamente heróico. Un cocktail que te emborracha de felicidad al ver la entrega de los diferentes pilotos. A continuación, los ingredientes y su preparación.

Eran alrededor de las 8.30 de la mañana aquí en España, a día 6 de Octubre. Ansioso me encontraba yo, con cada anuncio de los diferentes Twitters de equipos, pilotos o el propio oficial del campeonato. Necesitaba ir a por un vaso, hielo y unos 40 minutos. El orden a seguir sobre la preparación del Cocktail de los 50 Años sería crucial para saber con qué color acabará el líquido a ingerir.

El primer ingrediente ya sabe lo que es salir de la primera línea y desde la posición preferente en parrilla. David Reynolds, el #55 de FPR saltaba envuelto en expectación. Una vuelta que de buenas a primeras se veía que no era competitiva. 2:08.8866. 1,5 segundos más lento que el 2:07.3 que marcó ayer Whincup. Me esperaba más de David. Pero por suerte, pudo asegurar la 9na posición tras la vuelta de Steve Owen. El #49 de VIP Petfoods marca un pobre 2:10.07 que le relegaría a la 10ma posición final en parrilla.

Una primera ronda de Ford que acababa con la puesta en escena del ganador 2011 de la Bathurst 1000. El primer león rojo que saltaba a pista en esta sesión. Garth Tander corrió más que Reynolds y se situó 1ro provisionalmente con un 2:08.47. El cocktail aparentaba ser rojo. El Holden de Tander había respondido bien. Tuvo suerte de estar al 100% tras el golpe contra el muro de ayer viernes. Pero quedaban aún ingredientes, y de muy sabrosos y vistosos. Entre ellos estaban Craig Lowndes y Whincup, dominadores de las últimas pruebas. Pero antes de esta nueva aparición de los Holden, aparecieron dos Fords más para tornar azul por momentos la mezcla llevada a cabo. Tim Slade se quedaba a las puertas de rebasar a Tander en la tabla de tiempos, pero quien cruzó el umbral y se apuntó la pole provisional, fue Shane Van Gisbergen. 2:08.1791. Tiempazo del Kiwi, que proyectaba una larga sombra azul sobre la clasificación hasta entonces disputada.

La tensión se acumulaba, y el próximo en hendir su montura a través del aire en un intento de tornar rojo el tentempié en cocción. Era complicado… y lo fue. Tanto, que Lowndes marcó un pobrísimo 2:09.0997. La sorpresa ya había saltado, o como mínimo uno de los titulares más llamativos. A ojo no se aprecia ningun error, y quizás pecó de optimista pensando en la lluvia que se acercaba. El mazazo que había dado Van Gisbergen con ese vueltón fue considerable, aún así, quien se impuso y tiñó la mezcla de tensión y nervios un poco más de azul fue Will Davison. Soberbia vuelta, aunque los tiempos no se acercaban a los del día anterior. La pista había cambiado mucho. Pese a todo, Davison rebajó el crono del Kiwi de Stone Brothes Racing y lo dejó en un interesante 2:08.069. ¡A penas 1 décima por debajo! Impresionantes una vez más los Ford a una vuelta.

Era hora de soltar a los perros de caza, a los dos últimos leones y al lince compañero de Davison. Winterbottom necesitaba esa pole, necesitaba minar la moral de Whincup para poder presionarle un poco más. 32 puntos son pocos, pero parecen menos si hay oportunidad clara de quedar por delante. Sector 1 decente… sector 2 estratosférico…sector 3……inútil. Caía a la 3ra posición provisional con un 2:08.1963…. ¡Por poco más de una décima no tenía la 2da fila asegurada! Y lo peor es que por 20 míseras milésimas quedó por detrás de Van Gisbergen.

Y leo entonces en el Twitter oficial de FPR: “@mwinterbottom habla de unas pocas gotas alrededor del trazado”. Llegaba la lluvia, pero más lentamente de lo esperado. Ya era tal la cantidad de nervios y felicidad metidas en la coctelera, que estaba a punto de rebentar. Nadie se movía de sus asientos para ver la actuación de los leones. Fabian Coulthard había conseguido un gran tiempo el día anterior. La motivación sería su mayor aliado. Tras los 3 sectores de su vuelta cronometrada, el tiempo le transportó a la 4rta posición provisional. Tenía asegurado el top-5 con un soberbio 2:08.3385. Gran trabajo del integrante de Lockwood Racing. Ahora, los fans de Ford podían palpar la pole, su cocktail era de un azul intenso. Los fans de Holden, sosteniendo el bote dónde estaba el ingrediente #1. Jamie Whincup aparecía en pantalla. Momento para la heroicidad. ¿Podría conseguirlo? Sector 1….¡0.0098 más rápido! Muy apretado sería todo, los suspiros cuentan, una marcha que entrara mejor…. Temblaba la mano con el bote #1. ¡0.0002 más rápido tras la sección más técnica! Las primeras gotas rojas caían en el recipiente que cultivaba semejante cocktail…. Cerraron los ojos, virtieron el contenido y agitaron….. Al abrir los ojos, un azul enrojecido les llamaba desde la coctelera. Davison en pole. Y la diferencia fue de…. ¡0.0360! 

Dicho cocktail ha sido ingerido en gran parte en Ford, pero los de Holden no podían dejar de saborearlo. Quedaban aún 161 vueltas, casi 7 horas de carrera. Y es que el cocktail no está hecho para ingerirse de golpe. Y a lo que llamo cocktail, podéis llamarlo felicidad.

Fotos |V8 Supercars Página Oficial

 


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook