Motorclan


PUBLICIDAD

Megane Trophy: Apisonadora Costa

Escrito por el 22/10/2012 en Renault Megane Trophy

Desconocía que Renault fabricara maquinaria pesada, y más con nombre de utilitario como lo es un Megane. Y de colores varios encima. Verde, rosa, amarillo… Un mundo multicolor que contrastaba con el negro que parecían lucir el día anterior. Y no hay mejor forma de eliminarse el pesimismo con un lavado de cara. Un lavado de cara milagroso.

“Da mucha rabia lo que ha pasado hoy, pero no puedo rendirme, salimos en pole” Costa se mostraba muy confiado respecto a la carrera del domingo al mediodía. Profundizando en un previo marcado por la polémica, una de las mayores preocupaciones era por si podían acaecer acontecimientos de carácter antideportivo, como sucedió el día anterior. Antes que salieran a pista hablé con Bas Schothorst. Seguía molesto por lo que sucedió en la última curva, un incidente que casi le deja fuera de carrera. Pero también estaba concentrado en trabajar, en quedar 2do, posición que le aseguraba el campeonato. Necesitaba una apisonadora. Pero esta vez, no la tuvo en sus manos.

Y el momento llegó. El pit-lane era silencio. Semáforos rojos. Y se apagaron. Como una bala al muro a ver que pasaba en pista. La primera curva…. limpios. Costa 1ro, Schothorst 6to…. 5to en un par de vueltas…. y hasta ahí. En el muro la tensión era una pantalla que separaba el mundo exterior, el de los espectadores, del mundo de los que llevaban todo el año currando. Tras cada parada, el Team Oregon salía por delante de los
 que podían ayudar a Bas a conseguir un título que se le escapaba como se le escapa el tiempo a los mortales.

Se iba apagando la vida del título del holandés, mientras que la transfusión la completaba Costa con un ritmo digno de Fórmula 1. Y su apisonadora no ayudó en la parte final. Se quedó sin 1ra, 2da y 3ra marcha. El catalán luchaba y conseguía mantener el ritmo. Y la pantalla de mi móvil se humedeció. Gota…gota…gota, gota, gota… Llovía. Pero estaba casi al final, le quedaban dos curvas… lo conseguía Costa. Y cruzó la bandera de cuadros. Costa se llevaba el título. Piso a sus rivales, consiguió un buen margen.

La lluvia hubiera perjudicado más a mis compañeros de equipo que a mí. Ellos tenían preparado el coche más para seco, yo me sentía mas cómodo en agua que ellos.” declaraba Costa cuando le preguntamos por la lluvia que arreció cuando se subió al podio.Con esta victoria, el futuro de Costa parece volver a abrirse. Para mañana martes tiene programado un test. Y sabemos claro una cosa: Albert ha pasado por encima de sus rivales, en pista y fuera de ella. Y no puedo esperar a verle en una categoría superior. Enhorabuena Albert.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook