Motorclan


PUBLICIDAD

Las 24 horas de Le Mans vivirá su primer duelo híbrido

Escrito por el 13/02/2012 en 24 horas

TS030 Hybrid

Por primera vez en la historia de la legendaria prueba de resistencia automovilística, que este año celebra su 80ª edición, las 2 marcas aspirantes a la victoria absoluta (Audi y Toyota) inscriben vehículos que combinan su motor de explosión con el apoyo de otro eléctrico.

Audi defenderá el título con 4 unidades de su prototipo de la categoría reina LMP1, pero 2 de ellas serán híbridas, es decir, unirán el potencial de su motor diésel TDI con el rendimiento de uno eléctrico. La marca alemana no ha ofrecido por el momento demasiados detalles de su R18 híbrido, que podría debutar en las 12 Horas de Sebring o en las 6 Horas de Spa, pero desde su equipo de competición sí que adelantan que los resultados de sus primeras pruebas son muy alentadores. De hecho serán los coches que lleven los dorsales 1 y 2 en la carrera de los próximos 16 y 17 de junio.

Pero no son éstos los únicos LMP1 con propulsión mixta previstos en la edición 2012 de Le Mans. Toyota regresa a la resistencia, inscribiéndose en el Mundial de la especialidad y en las 24 Horas con 2 unidades del bautizado como TS030 Hybrid, que debutará en las 6 Horas de Spa. El motor de combustión es un gasolina de 8 cilindros en V, un cubicaje de 3,4 litros y que trabajará en sintonía con un módulo híbrido. De este modo, Toyota pretende aplicar a esta exigente competición toda su experiencia y conocimiento de la tecnología híbrida, avalada por los 3,5 millones de vehículos de estas características (encabezados por ese icono que representa el Prius) que ya circulan por las carreteras de todo el mundo.

Las ventajas de los híbridos pueden ser determinantes a partir de ahora en la búsqueda del éxito en Le Mans; dejando al lado las incertidumbres de fiabilidad inherentes a la aplicación de estos sistema a la competición, el resultado en términos de rendimiento y ahorro de combustibles es claramente favorable. Se regenera la energía cinética de las deceleraciones, se acumula y se aplica a un propulsor eléctrico de apoyo en fases de aceleración. Cuando la electricidad entra en escena, el coche es más potente y además gasta menos, cualidades muy valoradas en una carrera de larga duración.

El reto se presenta apasionante y, además, con el interés añadido de descubrir si se conseguirá mayor eficiencia con el motor diésel de Audi o el gasolina de Toyota. Uno de los pilotos confirmados por Toyota será Sebastian Buemi.


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook